Los impermeabilizantes se han convertido en los materiales indispensables para la óptima protección de prácticamente cualquier tipo de construcción, ya que evitan la filtración del agua y con ello problemas de humedad que pueden dañar irreversiblemente tanto a la estructura como al mobiliario, sin mencionar los problemas de salud que pueden afectar a las personas por estos motivos.

Se puede impermeabilizar prácticamente cualquier superficie que pueda estar expuesta al agua, por lo que hoy en día existen diferentes tipos de productos para impermeabilizar, diferentes tanto en su composición como en el proceso de aplicación que requieren.

A continuación, te presentamos algunas opciones de los impermeabilizantes más empleados para el mantenimiento de inmuebles:

Impermeabilizante de acritón

Es un impermeabilizante económico que resiste tanto el calor como el frío. Se aplica fácilmente en azoteas y techos. Contiene una pintura que refleja los rayos del sol y es muy elástico, por lo que no se fisura ni se cuartea. La ventaja del acritón es que se encuentra listo para usarse y se aplica fácil y es de secado rápido. Es completamente impermeable y tiene una excelente adherencia a las superficies.

Impermeabilizante asfáltico

También es completamente impermeable y ofrece una excelente adherencia prácticamente a cualquier superficie que se encuentre expuesta a la intemperie. Se aplica fácilmente, requiere de un mínimo mantenimiento, es resistente a la radiación ultravioleta y muy duradero. Los asfálticos suelen integrarse a sistemas que incluyen el uso de otros productos, como membranas con refuerzo de poliéster, por ejemplo, y gracias a su flexibilidad pueden utilizarse en cualquier tipo de clima y estructura.

Impermeabilizante acrílico

Su fórmula es a base de resinas, componentes cerámicos y pigmentos, por lo que es ideal para superficies de mortero, asbesto, concreto o sobre lámina galvanizada. Es un impermeabilizante elástico, por lo que no presenta fisuras ni se cuartea, además es de fácil aplicación y no es necesario que se utilice con membranas de refuerzo.

Impermeabilizante cementoso

Este es un recubrimiento especial para superficies de concreto, mortero y mampostería, además de que puede emplearse en depósitos de agua, muros de contención, sótanos, cimentaciones y espacios con presión hidráulica. Tiene una gran durabilidad y evita la aparición de salitre; además es altamente resistente a la intemperie y es elástico, ideal para climas templados y fríos.

Impermeabilizantes prefabricados

Se utiliza en obras civiles y cimentaciones para el tratamiento de puntos como bajadas de agua pluvial y para el revestimiento en sistemas de aplicación en frío. Tiene gran adherencia a prácticamente cualquier tipo de superficie ya que es muy resistente, elástico y su aplicación es rápida. Permite lograr capas de un espesor uniforme.

Impermeabilizantes ecológicos

Se elaboran a partir de llantas recicladas, por lo que tienen una alta elasticidad y pueden soportar movimientos de contracción y expansión. También soportan cambios bruscos de temperatura, choques térmicos y ambientes salinos, ya que su fórmula no incluye elementos tóxicos como solventes o plomos y se elabora con base agua. Ofrece una durabilidad de 10 años.